Clamor por la Sanidad Pública acallando el ruido de las cacerolas

24 de mayo de 2020
vecina de Alcorcón con corazón verde

Redaccion.- El pasado 23 de Mayo vecinas y vecinos de Alcorcón inundaron el Parque de Lisboa de aplausos por la sanidad pública y cánticos antifascistas. Multitud de personas se reunieron con carteles y pancartas por la sanidad pública y contra las recientes caceroladas promovidas por grupos fascistas y de extrema derecha. Los participantes respetaron con conciencia las normas de distanciamientos social e iban ataviados con sus respectivas mascarillas, como se puede ver en numerosos vídeos que recorren las redes.


Se escucharon cánticos como: “sanidad pública”, “fuera fascistas de nuestros barrios”, “las cacerolas no matan virus” o el famoso “viva la lucha de la clase obrera”, entre otros. Familias enteras, desde muchos de los balcones que circundan la plaza, se unieron a los aplausos por la sanidad pública que acalló el ruido de algunas cacerolas. Durante la acción un pequeño grupo fascista, envuelto en banderas de España y cacerola en mano, entró en la plaza con actitud provocadora, pero los manifestantes se pusieron de espaldas a ellos como símbolo de rechazo. Finalmente, los fascistas desistieron y se fueron de la plaza. Antes de terminar una manifestante recordó la convocatoria de apoyo a los centros de salud primaria para este lunes 25 de mayo.


La protesta se realizó cerca de la ya famosa Plaza de los Príncipes de España. Durante las últimas semanas grupos fascistas (como VOX) y de extrema derecha realizaron caceroladas en esta plaza del barrio del Parque de Lisboa; manifestaciones que se encuentran dentro de la estrategia desestabilizadora promovida por partidos de ultraderecha como VOX y PP. Después de días de caceroladas, y ante la pasividad de los cuerpos y fuerzas de seguridad y las autoridades del municipio, el pasado domingo decenas de jóvenes antifascistas bajaron a mostrar su rechazo. Esta acción forzó al día siguiente el cierre de la plaza por parte de las autoridades.


En el trascurso de esta semana, a pesar del cierre de la plaza, las caceroladas han continuado, con el beneplácito y protección de las fuerzas y cuerpos de seguridad. El pasado jueves detuvieron a una chica por el mero hecho de pasear por la zona donde los grupos fascistas estaban realizando sus caceroladas. Todo ello ha provocado una indignación en buena parte de las vecinas y vecinos de Alcorcón que finalmente han respondido de forma contundente y respetuosa con el contexto pandémico.
Es significativo que esta misma semana se cumplía el 25 aniversario del asesinato de Richard, un joven antifascista de Alcorcón, por parte de un grupo de neonazis. Entonces, la respuesta fue una masiva manifestación de más de 10.000 personas que acabo con fuertes disturbios. Parece que la historia de Alcorcón está atravesada con una conciencia antifascista y de clase que renace con cada generación, como se ha podido ver en la juventud alcorconera durante estas últimas semanas. En esta ocasión, reivindicando el derecho fundamental de la sanidad frente al discurso de odio y egoísmo promovido por grupos fascistas, en un contexto tan complejo de emergencia sanitaria.