Residencia Pública de Alcorcón, crónica de un horror anunciado

2 de junio de 2020
Trabajadoras de la residencia de Alcorcón con mandil hecho con bolsas de basura

Errebé.- Desde hace casi 4 años, este humilde medio de comunicación se ha hecho eco en sus publicaciones, mes tras mes, de la insostenible situación que atravesaba la Residencia Pública de Mayores de Alcorcón. Quejas de la Plataforma de Familiares, quejas de las trabajadoras, decenas de escritos a la dirección de la Residencia, a la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), denuncias ante la Inspección de Trabajo, en el Juzgado de Guardia, ante el Defensor del Pueblo, denuncia en la Fiscalía de la Asociación Defensor del Paciente, concentraciones y manifestaciones de protesta de trabajadoras y familias, apoyo de estos mismos a la redacción de una Ley de Residencias, Plenos en la Asamblea de Madrid, innumerables intervenciones alertando de la situación, en los grandes medios de comunicación del país…. Tanto trabajo y esfuerzo por dignificar la única Residencia 100% Pública de nuestro municipio no ha servido para nada, ante la indiferencia y crueldad de los diversos gobiernos del Partido Popular en la Comunidad de Madrid, de la ahora tertuliana de platós de TV, Cristina Cifuentes y del actual Consejero de Transportes, Angel Garrido. Además del infame vacío institucional que en su día hizo el Ayuntamiento de Alcorcón, gobernado por David Pérez, a las peticiones de familias y trabajadoras.

Ha tenido que ser un agente infeccioso microscópicoacelular que solo puede reproducirse dentro de las células de otros organismos o lo que viene siendo un virus, lo que haya removido las conciencias de toda la sociedad sobre las condiciones sociosanitarias y laborales de la Residencia de Alcorcón. Lo que no sabemos aún, es si ha removido la conciencia de la Presidenta Ayuso (PP) o los Consejeros de Servicios Sociales y Sanidad, Reyero (C´s) y Ruiz Escudero (PP) respectivamente. No se sabe aún si unos 60 fallecidos (casi 1/3 de los residentes) y centenares de contagiados, entre residentes y trabajadoras, son suficientes para hacer reflexionar al gobierno de la CAM.

Antes de la irrupción del Covid-19 el estado de la Residencia ya era lamentable. El coronavirus solo ha sacado a relucir el sobresaliente abandono del que son objeto los mayores por parte de la institución autonómica. En Alcorcón existen cuatro residencias de mayores, pero solo una es 100% pública, de gestión directa por parte de la CAM. A ella nos referimos en este artículo.

Durante años y años, las Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAEs) realizaban todos los cuidados de la vida cotidiana de los residentes con el añadido de ser estos, en su gran mayoría, grandes dependientes, con discapacidades físicas y cognitivas severas. Aseo, movilización, vestir, desayunos, comidas, administración de medicación, cambios de pañal, hacer camas y vigilancia, era la actividad diaria de cualquier TCAE, con el inconveniente de tener asignados alrededor de una quincena de residentes para cada una. Aparte de otras tareas que les corresponden por su categoría como reparto de medicación, aerosoles, etc… Es decir, una ratio de residentes por trabajadora que obligaba a no poder dedicar la atención con toda la dignidad y empatía que los mayores merecen. Aún así el esfuerzo de las trabajadoras por llegar a todo ha sido encomiable.

Serían innumerables las veces y los motivos por los que familias y trabajadoras se han quejado de las condiciones en las que se realizan trabajo y en consecuencia la manera y el modo en que repercuten en los cuidados de los mayores. La indiferencia y ponerse de perfil siempre ha sido la respuesta de todo el organigrama de la institución.

Conviene recordar que el 27 de febrero de 2018, Podemos Comunidad de Madrid, retiró del parlamento madrileño, el proyecto de ley sobre Residencias, puesto que ni PP, ni PSOE, ni Ciudadanos, quisieron apoyar el punto referente a las ratios de personal. Según dicha propuesta rebajaría el número de residentes por TCAE, además de regular los turnos y número de personas de atención directa a los mayores.

La llegada del Covid-19 a la Residencia…Y el caos se multiplicó por diez

No se puede decir que hubo un antes y un después de la pandemia en esta Residencia. Antes era un caos y después no existe adjetivo que aumente la categoría a la palabra caos. Simplemente vamos a realizar un resumen, una cronología de los despropósitos (según trabajadoras y familias) desde que irrumpió el coronavirus en la Residencia. Que cada cual saque sus conclusiones y siempre teniendo en cuenta los años anteriores que hemos resumido al principio.

7 de marzo

El Ayuntamiento de Alcorcón cierra los centros municipales de mayores de modo preventivo, siguiendo las instrucciones de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, con el objeto de contener la expansión del Covid-19.

11 de marzo

Seguía abierto el Centro de Día de la Residencia.

13 de marzo

El Gobierno decreta el estado de alarma y el confinamiento de la población en sus casas.

16 de marzo

La dirección de la Residencia ordena al personal que no use mascarillas para no alarmar a los residentes.

17 de marzo

Dan a las trabajadoras la primera mascarilla de tipo quirúrgico. Aún continúan entrando familiares al centro.

18 de marzo

Los residentes siguen realizando su vida cotidiana todos mezclados. No se cumplen los protocolos establecidos hasta entonces sobre el covid-19.

19 de marzo

Se unifica una planta para aislar a las personas con aerosoles y fiebre que presentan algún síntoma, pero sin aislamiento.

Desde el primer día faltan EPIs y equipos de protección. El personal se protege con mandiles realizados con bolsas de basura.

Semana del 23 al 29 de marzo

La Unidad Militar de Emergencias realiza la primera desinfección de la Residencia, pero aún están mezclados residentes con síntomas y sin ellos. No se realiza ningún test, ni a residentes ni a trabajadoras.

El Ayuntamiento de Alcorcón se pone en contacto con la Comunidad de Madrid para poder echar una mano en las ayudas a las Residencias de Alcorcón. No contestan, ni cogen los teléfonos.

Los familiares no pueden hablar con sus mayores, ni tienen ningún tipo de información sobre ellos.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid aparta del cargo a Alberto Reyero, consejero de Asuntos Sociales.

4 de Abril

El Ayuntamiento de Alcorcón escribe a la dirección de la Residencia, exigiendo información para las familias de cada residente, ya que podrían estar incumpliendo la Ley de Autonomía del Paciente. El Ayuntamiento envía 200 batas, 39 pantallas integrales y 240 mascarillas FFP2, pero siguen sin darles a la totalidad de las trabajadoras mascarillas de este tipo.

6 de Abril

Ayuso coloca Encarnación Burgueño, hija del ideólogo de la privatización sanitaria, para gestionar la crisis en la Residencias en Madrid.

16 de Abril

La Asociación El Defensor del Paciente solicita, a la Fiscalía Provincial de Madrid, el «cierre inmediato» de la Residencia de Mayores de Alcorcón debido al informe que han recibido de los familiares de este centro. En este se narra la «horrible experiencia» que han vivido durante la crisis del coronavirus por la gestión que se ha llevado a cabo.

21 de Abril

A instancias de una denuncia del Ayuntamiento de Alcorcón, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid obliga a la Comunidad de Madrid a que se medicalicen las Residencias de Alcorcón. Se realizan los primeros test a 70 trabajadoras que se encontraban de baja con sintomatología.

23 de Abril

Se señalizan zonas y plantas y se separan a los residentes presuntamente no infectados con coronavirus.

26 de abril

La UME realiza de nuevo la desinfección del centro creando un circuito limpio para que el personal pueda circular por toda la Residencia, diferenciando escaleras, accesos, ascensores, etc… limpios y sucios.

27 de Abril

El Ayuntamiento lleva de nuevo a la Comunidad de Madrid ante la justicia por incumplir un auto judicial que obliga a medicalizar las Residencias de Alcorcón. Medicalizar según los jueces es “dotar de modo presencial de equipos de profesionales sanitarios, suficientes y adecuados a la situación de emergencia sufrida”.

4 de Mayo

El Tribunal Superior de Justicia insiste en la obligación de la Comunidad de Madrid a medicalizar las residencias y exige un informe semanal sobre dicha medicalización.

11 de mayo

La Comunidad de Madrid comienza a repartir a los madrileños mascarillas del tipo FFP2. Mientras a las sanitarias de la Residencia solo se les da (previa solicitud por escrito a la dirección) a quienes están trabajando en unidades covid. El resto siguen con simples mascarillas quirúrgicas.

12 de mayo

El Gobierno de la CAM con la finalidad de gestionar 2 meses después, la crisis del Covid-19, contrata personal sin titulación para realizar tareas de TCAE en las residencias públicas.

22 de mayo

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestima el recurso de la CAM e insta al gobierno regional a la medicalización de las cuatro residencias de Alcorcón. Además exige que sean dotadas del personal sanitario necesario.

27 de mayo

Familiares de residentes y trabajadoras agrupadas en la Marea de Residencias han denunciado a Enrique López López (consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la CAM), Isabel Díaz Ayuso y Enrique Ruiz-Escudero (consejero de sanidad) así como a los directores de cinco residencias de mayores de Alcorcón y Leganés.

El propio consejero llegó a afirmar que las residencias estaban medicalizadas y que desde la declaración del estado de alarma eran competencias del Gobierno central.

Desde el Gobierno central aseguran que no es así. Además vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales del Gobierno, Pablo Iglesias, insiste en la problemática de encontrarse con la mayoría de residencias privatizadas.

La autoridad sanitaria de la comunidad autónoma podrá modificar la prestación de servicios del personal médico, de enfermería u otro tipo de personal sanitario vinculado con las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios, con independencia de su titularidad pública o privada, así como la correspondiente a ese tipo de personal vinculado con atención primaria o atención hospitalaria o especializada extrahospitalaria, en su caso, para adaptarlos a las necesidades de atención en las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios.

«BOE» núm. 78, de 21 de marzo de 2020


Este es un breve relato de la disparatada situación que se ha vivido y aún se vive, en la única Residencia Pública de Mayores de Alcorcón. Improvisación tras improvisación, ocurrencia tras ocurrencias, ilegalidad tras ilegalidad.


Publicaciones relacionadas en Ágora Alcorcón