Las pequeñas linternas de acomodación se apagan lentamente en el ayuntamiento de Madrid

18 de septiembre de 2020

MON – @tuittdelmon

Hoy queremos contaros la historia de unas personas muy importantes en el mundo del teatro, el cine y la cultura, unos trabajadores que nunca ocuparán un titular: Los Acomodadores, esas personas elegantes que te indican dónde sentarte en la sala, esa es su función principal: acompañar al público a su butaca. Si la representación o proyección está comenzada y la sala esta a oscuras te indican la butaca con una pequeña linterna, en ocasiones puede compaginar sus funciones con: el orden; apertura de puertas, organización de butacas; además de ejercer funciones de vigilancia dentro de la sala; mantenimiento del silencio y del orden entre los espectadores. La faceta más importante que desarrollan es el orden y seguridad en caso de emergencias, incendios, en caso de desalojo, mantener el orden, impedir desbandadas y que cunda el pánico.


Vamos a hablar de los acomodadores de los teatros del Ayuntamiento de Madrid, Centro Cultural Fernán Gómez, Circo Price, Conde Duque, Naves del Matadero y el buque insignia, el ojo bonito de la cultura municipal, el Teatro Español.


En 2016 varios trabajadores de taquilla y acomodación de los centros municipales de Cultura del Ayuntamiento de Madrid dependiente de la empresa municipal Madrid Destino deciden luchar por mejorar sus condiciones laborales, ante el silencio y la negativa de los sindicatos mayoritarios deciden organizarse a través del sindicato CNT para acabar con los abusos que la subcontrata de la empresa municipal ejercida contra ellos. Se crea la sección sindical de CNT en Madrid Destino, durante los próximos meses la lucha sindical se enfoca para que la empresa municipal gestione directamente el servicio de acomodación y taquilla llegando a que se materialice la municipalización del servicio de taquilla, (una de las pocas municipalizaciones de la era Carmena, y la única que no fue por la quiebra del servicio anterior y rescate a dicha concesionaria, sino por la presión de los trabajadores organizados) dejando el servicio de acomodación bajo la gestión de empresas de servicios, pero incluyendo varias cláusulas sociales que la sección sindical había impuesto, mejorando así los pliegos de licitación, dinámica que repetiría durante los próximos años, aumentando el precio hora, varias cláusulas sociales, el reconocimiento de la antigüedad, pasando por el tribunal superior de justicia de Madrid para que se reconozcan dicho derecho.


Cunde el ejemplo, en las subcontratas de Madrid destino, se crea la sección sindical de Atlas (adeco), Empresa que cubre el Servicio de Información Turística del Ayuntamiento de Madrid con la que se ha conseguido varias mejoras principalmente en prevención de riesgos laborales y en reclamación de cantidades adeudadas.


A finales de 2019 la sección sindical consigue que la empresa Madrid Destino incluyan sus pliegos la subrogación de los trabajadores, publicando la lista de trabajadores a subrogar, después de varios años de reuniones con la empresa matriz Madrid Destino, concentraciones, escritos y más tipos de presión sindical, se consiguió establecer la estabilidad en el empleo para los compañeras de acomodación, pero no duró mucho. Durante el estado de alarma de 2020 y bajo la cobertura de los enemigos de los trabajadores del Partido Popular, SEA, la empresa que estaba llevando el servicio decidió acogerse a un ERTE. Tras la negación de autoridad laboral de dicho expediente temporal la empresa decidió hacer un ERE, romper el contrato con Madrid Destino, despedir a todos los trabajadores y disolver la empresa alegando que llevaba 3 años en pérdidas (aún no hemos conseguido saber cómo una empresa del Ayuntamiento de Madrid subcontrata a una empresa que lleva 3 años dando pérdidas, de lo que se deduce que muy buena gestión no hacen) mientras adeudaba varias mensualidades a sus trabajadores negándose a abonar los sueldos, más de tres meses, los mismos que llevan mas de 100 familias sin recibir ni sueldo, ni ningún tipo de prestación o ayuda. Un duro palo para para los trabajadores, que pierden al ser despedidos con el ERE el derecho de subrogación que tanto habían luchado y la antigüedad que tenían, un vuelco en la estabilidad por el empleo que los trabajadores organizados habían conseguido.

Pero los trabajadores no se rinden. Muchos trabajadores, viendo que organizándose es la única manera de luchar, deciden afiliarse duplicando el numero de integrantes en la sección sindical. Deciden demandar a la subcontrata, y a la empresa municipal Madrid Destino, dependiente del ayuntamiento de Madrid, y de la nefasta gestión en el ámbito cultural que esta ejerciendo Andrea Levy como concejala de cultura, con un enfoque muy elitista.


Los trabajadores y trabajadoras denuncian la reclamación de cantidades y la reclamación de derechos que habían conseguido tras muchos años de lucha. Pero dicha lucha no sólo se hace en los juzgados y en los despachos, también se hace la en la calle organizando una concentración el 26 de junio para presionar tanto a la empresa Matriz Madrid Destino como a la subcontrata SEA para que acaben todas estas irregularidades.
Después de entrar como negociadores del ERE a través de su sindicato CNT, este sindicato está convencido de tumbar el ERE para luchar contra los despidos, por las subrogación y la municipalización, teniendo el juicio de impugnacion de dicho expediente el martes 15 de Septiembre.


La lucha de estos trabajadores no la defenderá ninguna gran central sindical, no les reportará subvenciones millonarias, ni leeremos esta crónica en ningún medio de comunicación, ni saldrá en televisión, la lucha de estas mas de cien familias del mundo de la cultura esta silenciada.
Son los trabajadores culturales invisibles, tanto para la administración como para los medios de comunicación, pero con una gran dignidad y orgullo.